Palabra clave:

Baja California Surdiversidad biológicaespecies prioritariastortugas marinas

Pasado complejo, futuro prometedor: la tortuga prieta en Baja California.

La tortuga prieta (Chelonia mydas) ha sido una fuente de alimento y medicina para los habitantes de la península del Baja California durante al menos 12,000 años, y durante la segunda mitad del siglo XX la sobreexplotación pesquera la llevó al borde de la extinción. A pesar de que esta especie se capturó durante siglos, el monitoreo científico en la región comenzó a inicios de la década del 2000, por lo que los datos de línea base corresponden a niveles poblacionales muy bajos. Para evaluar los niveles de población y establecer metas de recuperación, primero se deben entender los impactos a largo plazo en este segmento poblacional de la tortuga prieta.

image description

Mediante la integración de múltiples fuentes de datos, reconstruimos las capturas de tortuga prieta durante tres siglos en dos sitios índice de alimentación de la península de Baja California.  Usando la etnografía, trabajamos en estrecha colaboración con pescadores expertos para comprender la estrecha relación entre los humanos y las tortugas marinas en la región. Analizamos documentos históricos como bitácoras de balleneros y registros de las misiones, y utilizamos datos arqueológicos para reconstruir los impactos humanos a través del tiempo. Aunque únicamente hay datos oficiales de captura de tortuga prieta disponibles para el 7% de la cronología, este proceso nos permitió cuantificar las capturas de tortuga prieta durante casi 300 años, y mostró señales alentadoras para este segmento poblacional que estuvo fuertemente explotado.

En esta región, los impactos humanos sobre la tortuga prieta se pueden dividir, a grandes rasgos, en tres períodos: las pesquerías a pequeña escala, las pesquerías a gran escala y la conservación. Las pesquerías de tortuga prieta en pequeña escala operaron durante miles de años, desde las primeras fases de la ocupación humana en la región. Debido a las pequeñas poblaciones humanas y el aislamiento geográfico relativo, tanto la pesca artesanal como la comercial de tortugas marinas permanecieron relativamente pequeñas y sustentables. La pesca a gran escala se produjo durante la segunda mitad del siglo XX. El crecimiento urbano a lo largo de la frontera México-EE. UU. generó a un mercado para la carne de tortuga marina, mientras que las redes y los motores aumentaron la eficiencia de la pesca y las carreteras aumentaron el acceso al mercado. Las capturas de tortuga prieta incrementaron 1000% en comparación con los siglos anteriores, y provocaron el colapso de las poblaciones en menos de 20 años. A principios de los años ochenta se iniciaron importantes esfuerzos de conservación de la especie, y en 1990 se declaró una veda total de las capturas de tortugas marinas en México. Estos esfuerzos han llevado a un aumento en las capturas en el contexto del monitoreo científico en los últimos años.

Hallazgos principales

En la península de Baja California, los humanos y las tortugas marinas han mantenido una relación única durante miles de años. A diferencia de otras partes del mundo, la sobreexplotación de tortugas marinas fue un evento relativamente reciente en Baja California, y los pescadores de mayor edad aún observaron la abundancia de tortuga prieta previa a los impactos humanos a gran escala. Esto convierte a la región en una «cápsula del tiempo» que brinda pistas sobre los ecosistemas marinos del pasado. Esta información del pasado puede ayudarnos a ver hacia el futuro, estableciendo metas de conservación informadas.

Las buenas prácticas de manejo y conservación generan resultados positivos. Las poblaciones de tortuga prieta del Pacífico oriental están aumentando en áreas de alimentación y anidación, y las investigaciones actuales sugieren que esta tendencia continuará. Se necesita más investigación para comparar las poblaciones pasadas y presentes de estos organismos complejos, y todavía hay mucho trabajo por hacer para que las poblaciones recuperen sus niveles de abundancia histórica. Sin embargo, hay razones para el optimismo.

Autores:

Michelle-María Early-Capistrán*, Andrea Sáenz-Arroyo**, José Gilberto Cardoso-Mohedano***, Gerardo Garibay-Melo†, Volker Koch‡, Hoyt Peckham¥

Contacto:

earlycapistran@gmail.com

DOI:

10.13022/M3DS69

Afiliaciones :

* Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, Posgrado en Ciencias del Mar y Limnología, Universidad Nacional Autónoma de México; ** Departamento de Conservación de la Biodiversidad, El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR); *** CONACyT- Estación El Carmen, Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, Universidad Nacional Autónoma de México; † Maestría en Manejo de Ecosistemas de Zonas Áridas. Universidad Autónoma de Baja California (UABC); ‡ Departamento de Ecología Marina, Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada; Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ); ¥ Center for Ocean Solutions, Stanford University.

Agradecimientos:

Agradecemos a las comunidades de Bahía de los Ángeles y Guerrero Negro por su confianza y colaboración. Estamos muy agradecidos con el Grupo Tortuguero de las Californias A.C,. a la Reserva de la Biósfera El Vizcaíno, al Área Natural Protegida de Flora y Fauna Isla del Golfo, a Exportadora de Sal SA, y a C. Delgado-Trejo por su apoyo logístico y por brindar amablemente los datos de monitoreo. Mientras realizaba esta investigación, (2012-2014), M.M.E.C. recibió una beca académica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) por sus estudios en el Programa de Posgrado en Ciencias Oceánicas y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (PCMyL-UNAM). El trabajo de campo fue financiado principalmente por la beca 2012-383 de la Fundación de la Familia Walton al Grupo Tortuguero de las Californias. Esta historia está basada en un artículo arbitrado publicado en Fish and Fisheries (Early-Capistrán et al., 2018. https://doi.org/10.1111/faf.12236).

Cómo citar esta historia :

Michelle-María Early-Capistrán, Andrea Sáenz-Arroyo, José Gilberto Cardoso-Mohedano, Gerardo Garibay-Melo, Volker Koch, Hoyt Peckham (2018): Pasado complejo, futuro prometedor: la tortuga prieta en Baja California. dataMares. InteractiveResource. https://doi.org/10.13022/M3DS69

References

  1. Caldwell, D. K. (1962). The «Black Steer» of Baja California. Los Angeles County Museum of Science and History Quarterly, 1, 15-17.
  2. Early-Capistrán, M.-M., Sáenz-Arroyo, A., Cardoso-Mohedano, J.-G., Garibay-Melo, G., Peckham, S. H., & Koch, V. (2018). Reconstructing 290 years of a data-poor fishery through ethnographic and archival research: The East Pacific green turtle (Chelonia mydas) in Baja California, Mexico. Fish and Fisheries, 19(1), 57-77. https://doi.org/10.1111/faf.12236
  3. Sáenz-Arroyo, A., Roberts, C. M., Torre, J., Cariño-Olvera, M., & Enriquez-Andrade, R. (2005). Rapidly shifting environmental baselines among fishers of the Gulf of California. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 272(1575), 1957-1962. https://doi.org/10.1098/rspb.2005.3175
  4. Seminoff, J. A., Reséndiz-Hidalgo, A., Jiménez de Reséndiz, B., Nichols, W. J., & Todd-Jones, T. (2008). Tortugas marinas. En G. Danemann & E. Ezcurra (Eds.), Bahía de los Ángeles: recursos naturales y comunidad : línea base 2007 (pp. 457-494). Tlalpan, México D.F.; San Diego, Calif.: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales ; San Diego Natural History Museum.
  5. Seminoff, J. A., Allen, C. D., Balazs, G., Dutton, P. H., Eguchi, T., Haas, H. L., … Waples, R. S. (2015). Status Review of the Green Turtle (Chelonia mydas) Under the Endangered Species Act (No. NOAA-TM-NMFS-SWFSC-539) (p. 599). San Diego, USA: NOAA. Recuperado a partir de http://www.nmfs.noaa.gov/pr/species/Status%20Reviews/green_turtle_sr_2015.pdf